Mis trucos para ahorrar dinero, cómo optimizo mis gastos para conseguir tasas de ahorro elevadas

¿Vives nómina a nómina? ¿Gastas dinero y no sabes en qué? Descubre cómo reducir tus gastos con esta guía en la que revelo todos los trucos que utilizo para conseguir altas tasas de ahorro. Sin trampa ni cartón, tú también puedes hacerlo. Aplica cada uno de estos puntos a modo de checklist y seguro que conseguirás mejorar tu economía personal.

Contenido

1. Come de tupper
2. Vive en una ciudad más pequeña
3. Sustituye servicios por marcas blancas
3.1. Luz y gas
3.2. Telefonía e Internet
3.3. Combustible
3.4. Alimentación
8. Si no lo usas, véndelo
9. DIY (Do it yourself)
10. Revisa tus seguros
11. No vayas a comprar el pan en coche
12. Bancos
13. Eficiencia energética
14. Ten buenos ingresos

1. Come de tupper

Comer durante la semana puede suponer un gasto elevado y superfluo. A menudo se nos presentan varias opciones en nuestro día a día laboral: restaurante, cáterin y tupper.

Si tenemos opción de comer de tupper, hay que aprovecharlo y convertirlo en una ventaja. Apostar por esta opción nos ahorrará un goteo continuo de dinero pero tiene el inconveniente de que hay que hacerse la comida… y eso consume tiempo.

En caso de que no podamos comer utilizando esta opción, tenemos que evaluar la alternativa más económica.

2. Vive en una ciudad más pequeña

La premisa es sencilla, consiste en vivir en una ciudad más pequeña y barata que la de tu puesto de trabajo.

Esto tiene sus ventajas y desventajas. Por un lado ahorramos miles de euros en vivienda, pero el transporte nos costará más.

Además del factor económico, también se pierde más tiempo en desplazamientos al trabajo.

3. Sustituye servicios por marcas blancas

Antes de nada hay que decir que a veces lo barato a veces sale caro, por eso, en este truco de ahorro hay que evaluar bien las opciones.

3.1. Luz y gas

A menudo, alquilamos o compramos una vivienda y mantenemos el servicio de luz y gas con las compañías de toda la vida.

Estas empresas suelen ofrecer cosas tan variopintas como un seguro en caso de avería eléctrica o consultar cuanto gastaste el martes pasado de 20:00 a 21:00 de la noche, pero… ¿Realmente necesitas esto? Cámbiate a una compañía más barata.

Puedes encontrar multitud de empresas que ofrecen estos servicios a menor precio y contratables 100% desde Internet.

¿Te da miedo el cambiar de compañía por alguno de los siguientes motivos?

  1. Vives en un piso alquilado y crees que no puedes cambiarte. Te equivocas, sí puedes.
  2. Piensas que si te cambias, en algún momento te quedarás sin luz. También te equivocas. En el caso de la luz, el propietario de tu contador permanece igual, lo que cambia es quién te pasa la factura… quién te cobra, dicho vulgarmente.

Una última cosa, no te olvides de revisar la potencia que tienes contratada, en el caso de la compra de una vivienda nueva, a veces te incluyen más potencia de la que realmente necesitas, esto repercute en tu factura mensual. En caso de que necesites cambiar la potencia, puedes aprovechar un cambio de compañía para reducirla (o aumentarla).

Cambiar a una compañía más barata y novedosa también fomenta la competencia entre empresas… adivina quién se beneficia de esto… tú, el usuario.

3.2. Telefonía e Internet

A día de hoy, todavía hay personas pagando facturas telefónicas desorbitadas. En los casos en los que se incluye Internet, suele ser debido a que pagan por canales de televisión que en muchas ocasiones ni utilizan.

Mi consejo, estudia el mercado y los operadores de tu zona y hazte con la oferta que más se ajuste a lo que necesitas.

Un precio que considero correcto para este servicio en 2020 es:

  • 50€ para una línea móvil con fibra.
  • 10€ para una línea móvil sin fibra.

Hay operadoras que incluso ofrecen precios más baratos de lo que indico, si estás pagando algo que se aleja de estos valores, tienes margen de mejora.

Algunos proveedores de telefonía tienen un abanico de marcas en el que ofrecen casi el mismo servicio pero sin extras como la televisión.

3.3. Combustible

Dependo de un vehículo para ir al trabajo y consumo bastante combustible al mes, esto hace que tenga que buscar una gasolinera barata para repostar.

Sí, todo el mundo tiene un primo que tiene un amigo al que a su hermano se le ha estropeado el coche por repostar en una gasolinera low cost de manera continuada. Te seré sincero, no te voy a negar que algún caso habrá, pero en el 99% de las ocasiones, el producto de una gasolinera barata, es el mismo que en una gasolinera de marca… salvo en alguna excepción aislada.

Dejando a un lado las gasolineras low cost, las tarjetas de fidelización de las grandes marcas son otra opción para repostar a menor precio. No es mala opción pero te advierto que nunca he encontrado una tarjeta que iguale o supere los precios de repostar en una gasolinera barata.

3.4. Alimentación

Probablemente te sientas atraído por anuncios de marketing que sólo pretenden quedarse con tu dinero, o simplemente has detectado un producto de marca en el supermercado que pretende hacerte sentir especial cuando lo consumes. Nada más lejos de la realidad, hay productos de marca que lo valen mientras que otros son una auténtica basura.

Te propongo un ejercicio, ves al supermercado, compara ese producto tan caro que consumes habitualmente con alternativas de marca blanca. Puedes ahorrarte hasta un 50%, incluso a veces, el fabricante es el mismo pero con otro envase.

Estos productos de marca blanca pueden decepcionarte, pero en ocasiones te darás cuenta que son incluso mejores que los originales… y a mitad de precio… es cuestión de probarlos.

4. Prescinde de lo que no aporta valor suficiente

Se resume rápido en dos frases bien diferenciadas y complementarias. Aplica ambas a la hora de comprar cualquier cosa.

  1. Compra todo lo que necesites pero no todo lo que quieras: Aprende a discernir qué es aquello que te hace feliz comprar y al mismo tiempo, su precio está justificado. Una vez que lo sepas, olvida el resto de cosas, es dinero malgastado.
  2. Todo aquello que no necesitas y cuesta más de un Euro, es caro: La frase es suficientemente clara como para extenderme en este punto.

Cumpliendo a rajatabla los dos puntos anteriores vas a ahorrar mucho dinero, desde ese café de más que te tomas sin saber muy bien por qué, hasta ese servicio de televisión en streaming que mantienes y no te acaba de gustar.

5. Compra siempre de oferta

Las empresas conocen infinidad de trucos de marketing y no dudarán en usarlos contra ti.

  • Venderán productos muy por encima de su precio porque existe demanda.
  • Subirán repentinamente el precio un 20% o 30% pero harán ofertas constantes durante el año.
  • Utilizarán un señuelo para hacernos elegir un producto en vez de otro.

Estas son sólo algunas de las estrategias que he observado en los últimos años y lo que he aprendido de ellas es que casi todo hay que comprarlo con descuento. Hace ya unos años que se liberalizó el periodo de rebajas y hay descuentos durante casi todo el año, además se ha visto acrecentado con el aumento de las compras por Internet. Medita lo que estás buscando y espera a alguna de estas ofertas, puedes ahorrarte desde un 20% a un 50% fácilmente.

6. No sigas modas

Últimamente sólo veo a conocidos que compran televisiones enormes, hace unos años fueron las tablets y el año que viene será otra cosa. Si oyes que todos compran algún tipo de producto, es una razón de peso para no hacerlo. Las modas (y las novedades) se pagan caro, espera un tiempo y podrás comprar un producto similar a un precio mucho más bajo.

7. Utiliza las horas laborales como divisa de compra

No hay mayor desincentivador que pensar cuantas horas has trabajar para pagar lo que quieres comprar.

El procedimiento es fácil, calcula cuanto cobras por hora en tu trabajo, de manera rápida sería el sueldo mensual / (8 horas * 22 días). Esto debería darte una cifra de entre 6€ y 12€.

Después divide el precio de lo que quieras comprar entre tu precio hora y obtendrás el número de horas que has de estar trabajando para pagarlo. Si el resultado de la operación te convence, entonces vale la pena, sino no.

Ejemplo: móvil de 300€ / 8€ la hora = has de trabajar 37,5 horas para pagarlo.

8. Si no lo usas, véndelo

Lo típico, te acabas de comprar un móvil y el anterior está cogiendo polvo en el cajón. Dale una segunda vida y véndelo. Tu bolsillo y el medio ambiente te agradecerán.

Aprovecha el poder de Internet y utiliza la plataforma más adecuada para vender tus artículos al mejor precio. Existe vida más allá de Wallapop, hay alternativas como:

  • ebay donde conseguirás el mejor precio para tus artículos tecnológicos en un periodo máximo de 7 días.
  • Vinted está especializada en vender ropa.

Evita tiendas de segunda mano, como Cash Converters, siempre que puedas. Son intermediarios y se quedarán una parte de tu pastel.

9. DIY (Do it yourself)

Hazlo tu mismo, no pagues por cualquier cosa que puedes hacer tú. Hoy en día existen multitud de tutoriales por Youtube que te ayudarán a completar tareas que, a simple vista, parecen muy difíciles, pero cualquiera puede hacer.

Lo anteriormente nombrado sobre comer de tupper también entraría en esta categoría, no pagues por comida que puedes cocinar tú.

10. Revisa tus seguros

Hay seguros obligatorios y necesarios, como el de automóvil, otros encarecidamente recomendables como el de hogar y algunas personas incluyen uno de salud, que no esta nada mal, pero otras tienden a acumular seguros que no sirven más que para adelgazar su cuenta corriente. No te olvides de que un seguro es un «por si«, es mejor darse de baja de todos aquellos que no utilicemos y dedicar ese dinero al ahorro, creando así nuestro propio seguro.

Por otra parte, los seguros son una de esas cosas que, salvo rara excepción, sube de precio cada año y si tienes la boca cerrada, tu compañía aseguradora no tendrá ningún reparo en aumentar las cuotas hasta límites insospechados. Revisa cuanto te cobran y en caso de que el precio no sea justo, dales un toque o cámbiate de compañía.

Acostúmbrate a pagar tus seguros de forma anual ya que así abaratarás el precio entre un 10% y un 20% respecto a una cuota trimestral o semestral.

Y por último, un apunte que mucha gente desconoce. Hay casos en los que algunas de las coberturas del seguro de hogar se solapan con el seguro de la comunidad. Si es así, puedes pedir una cesión de derechos en tu aseguradora o correduría de seguros con la consecuente rebaja de unos 100€ o 150€ en el seguro de hogar.

11. No vayas a comprar el pan en coche

No utilices el coche para trayectos cortos y absurdos. Ves andando y además de hacer ejercicio, le harás un favor a tu bolsillo y al medio ambiente… y no te olvides de que los coches consumen más por ciudad.

Sacar el coche del garaje y aparcarlo te cuesta el mismo tiempo que ir a pie. Eso sí, si quieres que el pan te salga por 3€ o 4€, coge el coche.

12. Bancos

Afortunadamente, la situación bancaria está cambiando… y para bien. Los bancos poco a poco se están transformando hacia un modelo más digital, al mismo tiempo que empezamos a ser conscientes de cómo nos han manejado a su antojo durante todos estos años.

Hoy en día podemos encontrar multitud de bancos que no nos cobrarán ninguna comisión así que si todavía sigues pagándolas, hazte un favor y busca otro banco ya que estás obsoleto. Tal vez pienses… «no pago casi nada«… bueno, puede ser, pero haz cuentas porque puedes estar pagando hasta 50€ o 100€ en comisiones anuales sin darse cuenta.

La única razón por la que veo justificada que una persona se quede con su anticuado banco es por tener una hipoteca que le ate. Si este es tu caso, vale, pero sino… busca una alternativa porque estás tirando el dinero.

No le debes nada a tu banco de toda la vida, tu gestor realmente es tu comercial y sólo persigue sus intereses… y al contrario de lo que piensa mucha gente, no los necesitas para invertir.

13. Eficiencia energética

Todo suma para reducir tus facturas habituales, tomarse en serio la eficiencia energética suele requerir un desembolso mayor pero a la larga compensa, tómalo como una inversión a largo plazo.

  • Sustituye paulatinamente tus antiguas bombillas por unas LED. Si todavía tienes alguna halógena, no esperes a que se funda, cámbiala ya.
  • Si has de comprar electrodomésticos, que sean A++ como mínimo, sobre todo el frigorífico, ya que está conectado las 24 horas del día (en este caso recomiendo sólo A+++).
  • Vive en un piso o casa que no sea demasiado grande y con buena orientación solar. En caso contrario, el gasto en calefacción y aire acondicionado puede ser muy elevado.

14. Ten buenos ingresos

Como puedes ver, no es propiamente un truco pero sin duda tener buenos ingresos por parte del trabajo es esencial para poder conseguir una alta tasa de ahorro. No hay mucho que decir, cuanto más altos sean, mejor.

He colocado este punto de la guía en última posición ya que para mí es más importante centrarse en optimizar el ahorro antes que pensar en mejorar los ingresos. Si una vez que has optimizado tus gastos ves que tus ingresos son insuficientes, entonces tendrás que pensar en incrementarlos de alguna manera.

No obstante, para terminar, en este punto habría que comentar que es importante buscar ingresos pasivos / alternativos para complementar las rentas provenientes del trabajo.

Un comentario sobre “Mis trucos para ahorrar dinero, cómo optimizo mis gastos para conseguir tasas de ahorro elevadas

Los comentarios están cerrados.